martes, 12 de septiembre de 2017

El fuego de tus dedos

11 septiembre 2017


No importa que se calcine nuestro prado
Por el Fuego de tus dedos
Tejidas las flores negras
disimulan en su color
el infatigable fracaso.

No importa que el sonido ya no sea melodía
retumbando caricias en tus sentidos
durante el temido día
Andas dormido
con  tu esquema mutilado

¿Quién ha visto a la verdad huyendo?
¿Y nadie la detuvo desnuda?

No importa que el fin esté ya cerca
que la perfumada gloria huya
que nada permanezca
Será momento de ser un esperpento
huyendo despavorido, sin sentido

No importa que no seas místico
si no crees en ti, sin saber discernir
entre un Dios y un maldecir

Observas la simetría escondida
en nuestro ADN. Infinitésimo.
Y continuaremos sin ser Nada
Liviana vida atolondrada

Dime, ¿aún crees que algo importa?
Tienes encogida la respuesta
hermética  esmeralda
La niña se esconde herida, humillada
asustada por tu mirada

Nada  importa cuando la idea muere en tu puerta
Rellano de tu conciencia



don dumas

11 comentarios:

  1. Uffffff, Don Dumas.
    Esto es tremendo, de verdad.

    Cuando todo se quema, cuando nos convertimos en cenizas, podemos como el Ave Fénix resurgir de ellas. Podemos asumir que lo que fue, lo que fuimos ya no es, pero que no hemos dejado de SER Y ESTAR y extendemos las alas y volamos de nuevo.
    O podemos formar parte del paisaje desolado y calcinado y así convertirnos en piedra volcánica que ni siente ni padece ni echa a andar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Prozac. Todo se quema. Que haya calor pero no fuego.
      Me agrada tanto tu compañia!! Muchas gracias
      Un beso

      Eliminar
  2. Esto es poeSíA... la sensación, la emoción, el impulso, el recelo, el temblor... el cosquilleo que dejan las palabras cuesta abajo en la garganta sofocando el recuerdo de un momento, un destello y hasta un error.

    Debería de animarte a hacer una reCopilación en forma de poemario si es que no lo tienes. Yo lo quiero!

    Abraz☆

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas tus palabras son un halago para mi. Ojala yo escribiera poesía. Pero soy tan caos...
      AtHeNeA me encanta leerte. Me transporta a un mundo que solo tu creas.
      Abrazo

      Eliminar
  3. Creo que comparto la idea de Prozac, renacer, siempre,elegir renacer, desde lo más oscuro.
    Cuando existe el poder de la palabra para lanzar al aire lo vital del ser humano, lo que nos hace brillar pero también ensombrecernos. Todo esto, sale de tu pluma,del talento para hacer estremecer a quién te lee.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es nuestra continua lucha. Intentamos siempre renacer....si no traspasamos esa linea que nos dice que ya no hay retorno y entonces nos convertimos en carbón sobre ceniza. A veces me gustaría cerrar los ojos como Violeta.... Gracias por tu compañía.
      Un abrazo

      Eliminar
    2. ahh, leiste a Violeta.. es que ella tiene eso que es mío también ( solo a veces) aunque en realidad,yo como dices tú, tengo la lucha continua. POr suerte,muchas veces puedo ver mi propia luz, y ya me asusta menos mi sombra. Suelo exorcizar a veces esos momentos terribles en que estás a punto de calcinarte.. Un abrazo enorme!

      Eliminar
  4. Es un poema precioso donde la conciencia se desgrana en toques de queda y al final... muere en la antesala.

    Mil besitos para tu noche.

    ResponderEliminar
  5. Hola Auroratris. Hermosa apreciación en tu comentario. Me alegra que te guste.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Parece que lo único que importa es ese cambio de vestiduras que reflejas en cada verso. Sólo uno mismo es el auténtico mecenas de dicha obra. Divinas y bellas reflexiones. Cómo siempre un placer leerte Don Dumas. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bello es saber que uno mismo es el auténtico mecenas de su propia obra. Gracias por leerme y por tu perenne compañía
      Besos

      Eliminar